PID AMAZONIA PID AMAZONIA
PID AMAZONIA

LOS DESTRUCTORES DE LA AMAZONÍA COLOMBIANA NO HAN ENTRADO EN CUARENTENA
Por: Ana María Arbeláez

Mientras los medios nacionales e internacionales se centran en reportar el comportamiento de la curva de infectados por el COVID-19, otras cifras importantes, como el aumento de la deforestación en la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo. han quedado relegadas a un segundo plano.

Si bien podría afirmarse que el cambio de prioridades es entendible y que los esfuerzos de los gobernantes se deben enfocar en satisfacer las necesidades inmediatas de la población como la atención médica y el acceso a alimentos, no podemos olvidar que una de las principales lecciones que ha dejado esta pandemia es que la destrucción de los hábitats naturales es una amenaza grave para el bienestar humano.  Mientras el medio ambiente continúe deteriorándose, también lo harán nuestra calidad de vida y nuestra salud.

Por ello, resulta alarmante que mientras las ciudades de Colombia se encuentran en aislamiento preventivo, el número de incendios provocados en la Amazonía colombianaLa Amazonía colombiana es una de las seis regiones naturales de Colombia ubicada al sur del país. Limita por el norte con la Orinoquía, por el Oeste con la región Andina, por el este con Venezuela y Brasil y por el sur con Perú y Ecuador. Comprende cerca del 50% del área terrestre colombiana y es la zona menos poblada del país. La conforman los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Caquetá, Guainía, Guaviare y parte del Meta y Vichada. Hace parte de la selva del Amazonas que es la más extensa zona forestal del mundo. no de tregua y las autoridades no estén haciendo nada al respecto. Según un comunicado de Corpoamazonia, personas inescrupulosas están aprovechando la emergencia sanitaria para continuar destruyendo áreas naturales protegidas con especial importancia ecológica, como el Parque Nacional Natural Serranía del Chiribiquete y otras reservas forestales.

El mes de marzo es crítico para la deforestación, nos explica Julio Roberto del Cairo de CINDAP. La razón es que quienes han tumbado la selva deben realizar quemas para dejar los terrenos libres de vegetación antes del comienzo de la temporada de lluvias de abril. De esta manera, impiden que el bosque se regenere durante este periodo. 

Consultamos el monitoreo de puntos activos de calor del IDEAMInstituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales. Es la entidad gubernamental adscrita al MADS que se encarga del apoyo técnico y científico sobre el estado y las dinámicas de los recursos naturales y del medio ambiente en el país. para comparar el comportamiento del 2020 en relación con el año anterior. Los resultados son impactantes y revelan el acelerado crecimiento de esta problemática. Mientras en marzo del 2019 se registraron 2.728 puntos de calor, en el 2020 el número aumentó a 11.099. Es decir, el número de quemas este año fue cuatro veces mayor.


Reporte puntos de calor en la región Amazónica en marzo de 2020. Fuente: IDEAMInstituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales. Es la entidad gubernamental adscrita al MADS que se encarga del apoyo técnico y científico sobre el estado y las dinámicas de los recursos naturales y del medio ambiente en el país.

Esta situación también fue reportada por Semana Sostenible y la Fundación para la ConservaciónLa conservación ambiental o de la naturaleza son distintas formas de preservación del medio ambiente incluyendo flora y fauna, ecosistemas, valores paisajísticos, fuentes hídricas, entre otros. Comprende un conjunto de acciones hacia un manejo, uso y cuidado responsable de los bienes comunes en un territorio determinado, que asegure el mantenimiento y potencie sus condiciones presentes desde la identidad y costumbres de las comunidades locales y para las generaciones futuras. y el Desarrollo Sostenible (FCDS). En un sobrevuelo por el área, evidenciaron que grandes extensiones de bosques han sido talados o quemados recientemente.

Al respecto, Rodrigo Botero, director de la FCDS, manifestó su preocupación por el considerable aumento del área deforestada alrededor de la controversial carretera que comunica los municipios de Calamar y Miraflores. Según sus cifras, hay más de 40 nuevos kilómetros deforestados al lado de la vía.

Adicionalmente, debe mencionarse que el aumento de la deforestación refuerza la vulnerabilidad de las comunidades amazónicas frente a un eventual contagio del virus.

Por ejemplo, en el caso de la comunidad indígena Nukak el panorama es desolador. Los incendios en su resguardo agravan su condición de vulnerabilidad. Están siendo desplazados de su territorio, sus sistemas inmunológicos son débiles, no tienen acceso a fuentes de agua potable ni saneamiento básico, y la infraestructura del sector salud en la región Amazónica es mínima para atenderlos. ¿Qué medidas se están tomando para protegerlos? Ninguna.  

La urgencia de las medidas sanitarias que son necesarias para prevenir la expansión del COVID-19 en todo el territorio nacional, no pueden servir de excusa para que se ignoren las condiciones críticas que enfrenta la región Amazónica y sus habitantes. Aún en tiempos de pandemia, las problemáticas ambientales deben tratarse como una prioridad dentro de la agenda pública.

Si algo nos recuerda esta crisis es que el bienestar de los bosques y demás ecosistemas no puede entenderse de manera aislada al de las ciudades. Aunque los seres humanos nos hemos comportado como los dueños absolutos del planeta, ha quedado en evidencia que dependemos del equilibrio en los sistemas naturales para prosperar como especie.

De la misma manera, a nivel nacional, esta coyuntura debería verse como una oportunidad para reinventarnos como sociedad. No podemos seguir cometiendo el error histórico de cerrar los ojos a la realidad de la Colombia rural mientras se atienden los problemas de las ciudades. Las políticas para enfrentar la deforestación deben dejar de ser relegadas a un segundo plano respecto de lo que se consideran problemas urbanos más urgentes.

El bienestar en las ciudades es impensable mientras en las áreas rurales continúen problemáticas como el conflicto armado, la deforestación, y la precariedad de infraestructura social.

Artículos
2020-04-18

CONTÁCTANOS

¡NO TE PIERDAS NUESTRAS
ACTUALIZACIONES!

Suscríbete a nuestro boletín
Al hacerlo aceptas nuestra política de privacidad.

Suscribirse

Bogotá:

Carrera 14 # 89 - 48,
Oficina 305.
Climate Focus.
Tel: (031) 3 22 73 54

Carrera 21 No. 39 – 43,
Fundación Natura.
Cel: 314 333 0610

San José del Guaviare, Guaviare:

Calle 10 No. 20-29 Barrio La Esperanza.
Piso 2
CINDAP.
Cel: 313 812 4427

Florencia, Caquetá:
Carrera 9ª # 9-125 Barrio La Estrella.
REDCaquetaPaz.
Tel: (038) 436 43 42 Ext. 104

Línea de atención
al usuario:

320 2622498


Línea de atención técnica:

320 2837757


info@pidamazonia.com